La autosuficiencia

El primer síntoma de autosuficiencia en una persona es que esta crea que no es autosuficiente.

Si haces un poco de memoria vas a recordar en más de una ocasión y persona frases como: “sin autosuficiencia ni nada, pero yo…..” o “no es autosuficiencia pero el mío…”. Sin mucho esfuerzo vas a darte cuenta de que el 98% de las personas de las que has escuchado estas frases eran autosuficientes en ese momento.

Lo cierto es que no me agrada la autosuficiencia. O al menos el tipo de autosuficiencia que glorifica al que la proclama. Y es que ser autosuficiente va en contra de las posibilidades reales de cualquier ser vivo, en mi modesta opinión claro. La autosuficiencia como concepto es la suficiencia de la persona, algo que simplemente no existe. Nadie es suficiente solo, quizás capaz, pero no suficiente.

Necesitamos a las personas incluso más de lo que nos gustaría, porque somos incapaces de bastarnos solos, y esto no lo inventé yo, lo sostienen las dos posibilidades de el porqué existimos. Tanto en la versión de los monos como en la de Adán y Eva, necesitamos. Dependemos.
Por eso creo que autosuficiencia es la palabra creada para indicar algo que pretendemos ser aún cuando es imposible que lo seamos. Que triste. Particularmente no me hubiese inventado una palabra para que significase eso.

Míralo desde ese punto de vista y cuando vuelva a cruzarse en tu conversación uno o una autosuficiente, lo desagradable no tardará en terminar en una sonrisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s