Sobre esperanza y agujeros negros

Recién acabo de leer en la prensa un artículo bastante interesante. Resulta que a 26 000 años luz, en el corazón de la Vía Láctea tiene su residencia personal Sagitario A*. Se trata de un agujero negro que ha cobrado una fama particular en estos últimos tiempos ya que se encuentra solo a unos pocos meses de devorar a una nube de gas caliente, lo cual hará que este se ilumine durante el impacto, permitiendo que sean observadas muchas de las partes desconocidas de su interior, liberando inmensos destellos de rayos X que podrían mantenerse por años. Aunque también cabe la posibilidad de que en el centro de la nube se encuentre una estrella antigua, lo cual podría hacer que las vistas fuesen algo menos espectaculares creando un anticlímax.
Leer más “Sobre esperanza y agujeros negros”

Atrévete a soñarme

Atrévete a soñarme y si no lo has hecho, deberías.

No tan intenso ni tanto tiempo, me bastan unos dos segundos. Eso estaría bien.

Suéñame dos segundos y encontrarás los motivos para repetirme. Luego dime que me has soñado y seré yo quien encuentre razones para repetirte a ti.

Leer más “Atrévete a soñarme”

Me asusta su primera pregunta

El día que mi hijo o hija me haga su primera pregunta no sabré que responder.

Aún no tengo hijos pero siempre he querido tener una niña. Según dicen, los hombres se identifican mejor con las hijas, y en la mayoría de los casos quieren tener una, aunque me sentiría bien con cualquiera que fuese el sexo del hijo que me depare el futuro.

También siempre he querido tener un hijo cuando yo lo decida. Nunca me ha gustado la idea de que mi hijo nazca como resultado de un descuido, o simplemente en un momento en el que no lo esperaba, aunque supongo que en general a nadie le guste que sea así. De momento creo que voy por buen camino en este sentido.
Leer más “Me asusta su primera pregunta”